miércoles, septiembre 07, 2005

Francisco Maturana

Nuestro primer técnico incluido en la circular roja de la Interpol por haber robado alrededor del mundo, no podía ser otro que la mentira mejor vendida de los últimos 20 años en Colombia, el inefable “Pacho”.

Aceptable defensor central de finales de los setentas y principios de los ochentas, debutó como D.T por allá por 1986 dirigiendo al entonces modesto ONCE CALDAS, en el que logró una inusitada campaña al clasificar con su equipo al octogonal final, cosa bastante poco habitual por aquel entonces. Con esta carta de presentación fue nombrado técnico del ATLETICO NACIONAL DE MEDELLIN, para la temporada 87, y poco después de la selección absoluta de Colombia, que se preparaba para la Copa América de ese año, cuando misteriosamente se removió de su cargo al ya nombrado, y aun no debutado seleccionador Jaime Silva. (Cualquier parecido con lo que pasó años después cuando fue nombrado nuevamente seleccionador nacional, en reemplazo de Luís García, es pura coincidencia…)

Las mieles de la gloria vinieron, un fútbol bonito, una sensacional Copa América en Argentina, y la ilusión de todo un país que ansiaba volver a un mundial después de 28 años hicieron ver a Maturana como el hombre que sacó a Colombia del atraso futbolístico, quito a nuestros futbolistas sus ancestrales complejos, y nos dio un lugar en el mapa del fútbol mundial.

Siguieron llegando los éxitos, una Copa Libertadores en 1989 con su club, la ansiada clasificación al mundial, y una decorosa participación en el mismo hacían presagiar que Colombia había parido un estratega de talla mundial, no obstante una vez mas, nada mas alejado de la realidad.

De ahí en adelante, nuestro personaje, sin ningún rubor comenzó una carrera en el mundo del robo que difícilmente será igualada por alguno de nuestros futuros invitados:

Primero pretendió robar en la arena política cuando se hizo elegir constituyente en 1991, cargo que abandonó para hacerse cargo del REAL VALLADOLID de España, al cual dejó en segunda división al cabo de una tortuosa temporada. Aun no acabado su crédito en la península ibérica, estuvo a un paso de robar a lo grande al quedar ad portas de dirigir al REAL MADRID, equipo que solo se salvó de contar con sus servicios gracias a algún sueño providencial del presidente Ramón Mendoza, quien aún a costa de su palabra empeñada dejó a “Pacho” viendo un chispero, y de pasó se aseguró su lugar como uno de los grandes “enemigos de Colombia”. Lo que si les aseguramos que al viejo poco le importó, pues salvó a su equipo de correr la misma suerte de los vallisoletanos.

De vuelta a Colombia dirigió a un magnifico AMERICA DE CALI, que lo tenía todo para ganar la Copa Libertadores de 1993, lo que fue sin embargo imposible gracias al precario planteamiento defensivo de nuestro querido odontólogo chocoano, en las semifinales, frente a la Universidad Católica de Chile.

Una vez mas, “Pacho” cayó parado, y luego de un interregno de un par de años fue nombrado DT de la Selección Colombia, a la cual clasificó al mundial de EEUU 1994 con una espectacular y publicitada goleada contra la Selección Argentina, para luego fracasar de forma estruendosa en la cita ecuménica con el mejor grupo de jugadores que este país haya tenido, y probablemente tenga jamás.

Este hecho, que a cualquier otro ser humano hubiese hecho escarmentar, no fue suficiente para Maturana, quien fue nombrado técnico del ATLETICO DE MADRID, hasta que una de las tradicionales pataletas de Jesús Gil y Gil terminó con su aventura colchonera, no sin antes anotar que a su partida el equipo estaba en zona de descenso, a un paso de la Segunda.

De vuelta al nuevo mundo, decidió robar en Ecuador, selección a la que dejó prematuramente fuera del mundial de Francia 1998, contando prácticamente con la misma nómina con que la selección del país andino se ha paseado por las dos siguientes eliminatorias, a la zaga de Argentina y Brasil.

Después de eso, a comienzos de 1998, fue nombrado director técnico de MILLONARIOS, donde tras una desastrosa campaña tuvo que ser sacado del estadio en una tanqueta de la policía para ser protegido de su propia hinchada. De su paso por el equipo azul destaca su incomprensible pedido de fichar a un decadente “Palomo” Usuriaga, jugador al cual, en tiempos en que éste era un verdadero crack del fútbol suramericano, no hizo otra cosa que perseguir y marginar sistemáticamente de las convocatorias de la selección nacional.

Después del incidente de la tanqueta, apareció una oferta de Centroamérica, paraíso para los ladrones del fútbol suramericano, por lo que termino siendo técnico de la selección de Costa Rica, de la cual se largó poco después, dando un portazo e incumpliendo su contrato. (deberían hacerle un busto en San José, pues con su partida pudieron clasificar al Mundial 2002, de por sí con un papel bastante decoroso).

Después de eso eliminó a Perú y Colombia del mundial asiático (como para Guinness), tuvo la oportunidad de robar petrodólares en Arabia Saudita, volvió a Colombia para dejar su selección con un pie afuera de Alemania 2006, y se marchó a robar a COLON DE SANTA FE de Argentina en 2004, por donde pasó con mas pena que gloria.

Logros: Técnico mas laureado del fútbol colombiano. Una Copa Libertadores ganada a punta de pasear árbitros en Narcotoyotas por las calles de Aburrá con una ametralladora en la cabeza, y una Copa América de mentiras, sin Argentina, y en la cual solo faltó (¿faltó?) que colombianos y mexicanos, protagonistas de la final se hubiesen reunido el sábado anterior al partido a practicar el gol del triunfo colombiano.

Además de lo anterior “Pacho” se destacó siempre por sus dotes en el campo de la filosofía con frases socráticas del estilo de la inolvidable “perder es ganar un poco”, al igual que en el de la lírica con su genial “ Aquí no ha pasado nada, igual mañana en Cali cantaran los pajaritos”, cuando gracias a su mal planteamiento defensivo el América de Cali quedó eliminado en una semifinal de Copa Libertadores, ante un equipo muy inferior, y luego de empezar ganando 2-0.

Por todo esto, Francisco Maturana tiene meritos de sobra para inaugurar nuestra lista de técnicos incluidos en la Circular Roja de INTERPOL.

En Sudán, o donde quiera que estés planeando tu próximo golpe…¡Salud Pacho!