sábado, septiembre 10, 2005

Manuel Neira


Este personaje surgió en el panorama como goleador del suramericano sub-17 celebrado en el eje cafetero en 1993, con aquella selección chilena llena de futuros cracks del fútbol mundial, al mejor estilo Sebastián Rozental. Eterna promesa del fútbol chileno vino al América de Cali en el año 2001, donde jugó apenas un par de partidos, anotó un par de goles, se lesionó y se quedo robando el resto del año, mientras transcurría su tiempo de recuperación.

Apenas se sintió recuperado el ladrón, y cual si fuese ciudadano suizo o noruego, el chilenito manifestó que quería largarse del país, pues temía por su seguridad. (Si señores…”Manolito” Neira temía por su seguridad en el mismo país donde Diego Maradona pasa, sin lloriqueos, largas temporadas)

Actualmente afronta problemas judiciales en su país, y les aseguramos que debe estar retornando (o preparándose para retornar) al Colo Colo de su país natal, único equipo en el mundo a la talla de su capacidad futbolística, y del cual nunca debio haberse ido.