viernes, septiembre 30, 2005

Silverio Ramón Penayo


Silverio Ramón Penayo, apodado “El Rayo”. Formosino, vino a Santa Fe por allá para 1996. En el equipo bogotano conformó un ataque efectivísimo, junto a cañoneros de la categoría del temible Farley Hoyos.

Durante su estadía en la escuadra cardenal, hay que reconocérselo, luchó y mostró voluntad de superar su divorcio con la red, no obstante lo cual la invencible combinación entre falta de suerte y falta de talento se lo impidió dándole algo de tregua apenas en su ultimo partido. En este finalmente pudo anotar no uno, sino DOS GOLES!!!, que de todas formas no sirvieron de mucho, pues su equipo perdió el partido 3-2 ante el Deportivo Cali. Claramente, las anotaciones tampoco sirvieron para que las directivas del equipo reconsideraran su salida.

Antes de venir a Colombia, este muchacho se dio el lujo de ser campeón de la Supercopa con aquel inolvidable Independiente de Avellaneda dirigido por Miguel Ángel Brindisi, e incluso fue incluido en el afiche de la nómina campeona, aparecido nada mas ni nada menos que en “El Grafico”, y del cual hemos tomado nuestra foto.

La escalofriante debacle que vino después en su carrera merece ser examinada con lupa. Cuesta abajo en su rodada, Penayo militó después en Club Deportivo Godoy Cruz Antonio Tomba (1997-1998), pasó luego a Club Cipolleti (1998-1999), porfió en Almirante Brown (1999-2000) y golpeó las puertas de Defensa y Justicia (2000). En busca de sus orígenes, regresó al club donde comenzó, Sportivo Italiano, y permació allí de 2002 a 2003. Desubicado, incursionó finalmente en la tercera división con Excursionistas(2003-2004). Después de mucho pensarlo, decidió que la tercera divisón no era lo suyo. La cuarta división lo acogió entonces con un lugar en Real Arroyo Seco, club en el que milita actualmente. Registra también pasos fugaces por Rosamonte de Apóstoles y Deportivo Morteros en 2004. Todo un referente.