jueves, octubre 13, 2005

Nueva dirección

El Bestiario se trastea a una nueva casa:

Desde hoy puede visitarnos en: www.bestiariodelbalon.com

Una vez más, gracias por su fidelidad.

miércoles, octubre 12, 2005

Fernando "Bombillito" Castro


Otra triste historia. Nadie contaba con el mal resultado que termianría por truncar la carrera de quien era un prometedor lateral bogotano de Millonarios. Pero así fue. Y no fue cualquier derrota inesperada de local contra un sorprendente Quindío ni una estrepitosa goleada en el Metropolitano, no. Quizo el cruel destino que su debút y su despedida estuvieran separadas por tan sólo 90 minutos en el recordado clásico que Millonarios perdió 7-3 contra Santa Fe cuando apenas comenzaba la temporada de 1992. "Todo iba bien, quien se lo iba a imaginar", dirían seguramente sus familiares años después. Hijo de Fernando "Bombillo" Castro hizo parte de la famosa selección Bogotá sub23 campeona nacional en 1991 junto a Adolfo Valencia, Oscar Cortes, Ricardo "Gato" Pérez, Eddy Villarraga y Freddy León. Todos ellos elementos que más adelante conseguirían no solo jugar más de 90 minutos como profesional sino en algunos casos una verdadera consagración sobreviviendo también muchos de ellos el 7-3. Resultado que dejó innumerables secuelas (ya vendrá el homenaje al Moisa Pachón) y considerables pérdidas, entre ellas la triste y efímera carrera del "Bombillito".

domingo, octubre 09, 2005

Antonio "El Gringo" Palacios


Escalpelo y bisturí o patecabras y navajas hechizas, que eran como decir sus piernas, eran sus armas en el campo. El Gringo, con esa risa ladina con la que aparece en la foto, se encargó de levantar por los aires a cuanto rival estaba cerca de sus predios sin tener, al menos la decencia, de aplicar fuertes dosis de anestesia a sus víctimas.

Jugador de Pereira, Cúcuta y Millonarios, entre otros clubes, se distinguió por no tener piedad a la hora de poner un planchazo en el pecho de cualquier adversario que revelara su lentitud y escasa capacidad de marca.

Alguna vez recibió una suspensión grave por haber partido en dos a Eusebio Jacinto Roldán, jugador que se atrevió a merodear por sus predios. Pero El Gringo, el querido Gringo, solamente mostraba la muelamenta y se reía, tan inocente a la hora de sacarse una foto carnet o en el momento de ensayar trepanaciones de cráneo con sus guayos.
ustedesnoexisten

William Mosquera


Portero de muy cuestionables actuaciones bajo los tres palos del siempre sufrido Cúcuta Deportivo. Él es uno de los referentes de la triste historia del equipo motilón a finales de los ochenta y principios de los noventa, pues nadie se había visto tan vulnerable bajo los tres palos. Y justo ese lastre tuvo que soportarlo el Cúcuta.

En 1988 tuvo su oportunidad de atajar algunos partidos de los octogonales finales con los rojinegros y él particularmente es dueño de una triste historia: jugando contra Millonarios en Bogotá, comenzó con el teatral y reprobable acto de fingir graves lesiones en un partido que su conjunto iba perdiendo 5-0.

El recuerdo está clarísimo: de buzo amarillo, pantaloneta negra y medias negras, cayó súbitamente al suelo y gritaba (o balaba) como una oveja a la que después de trasquilarla le echan aftershave. Otros compañeros suyos como Francisco Castell, Néstor Saavedra, Winston Girón y algún otro genio que la memoria olvida siguieron su ejemplo y, como si hubieran sido víctimas de Jason, el asesino de Martes 13, daban los alaridos de dolor más aterradores que alguna vez se hubieran oído en El Campín.

Sin embargo los mencionados no tenían ningún tipo de dolencia. Estaban fingiendo, gracias a una treta del presidente del club para retirar el equipo del campo, cosa que finalmente ocurrió.
Luego Mosquera fue partícipe (cómo no) de la más ignominiosa derrota del Cúcuta en primera división: el América de Jorge Da Silva, Sergio Angulo y otros tantos, le metió nueve goles en El Pascual Guerrero. La presencia del emergente y supuestamente talentoso Daniel Gómez lo fue relegando a la banca paulatinamente hasta que nadie más supo de su paradero.
ustedesnoexisten

sábado, octubre 08, 2005

Eugenio Uribe




El jugador que más bajo perfil ha manejado, tal vez en la historia. Nunca en defensa gritaba, apenas susurraba. Jamás pechaba un árbitro; apenas lo pasaba por el lado. Jamás se puso el famoso “cuchillo entre los dientes” de Simeone; con un cortaúñas estaba más que bien.

Lateral de frecuentes descalabros defensivos y ofensivos, se gestó entre una camada de defensores en el Atlético Bucaramanga de la talla de José Luis García, Zabulón Ruiz y Alexander Churio. La camada, está claro, no fue fructífera en tema de laterales para los Leopardos. Tanto que Zabulón luego se convirtió en volante.

Pero así, silbando bajito, estuvo en Junior y Millonarios. Pero sin hacer ruido.
ustedesnoexisten

Lorenzo Nazarith


Vivió casi siempre bajo la sombra de otros que nunca lo dejaron demostrar sus verdaderas condiciones como arquero. En Millonarios tuvo a Vivalda, que no lo dejó oler jamás un partido y en Bucaramanga al mítico Luisito Landaburu, que no era una maravilla, pero que le alcanzaba para ganarle el puesto a Nazarith

De Buenos Aires, Cauca, Lorenzo se especializó en reconocer cuán mullidos o duros eran los banquillos para los suplentes, pues la mayor parte de su carrera se la pasó sentado, al lado del entrenador, oyendo indicaciones para aquellos que sí tenían la fortuna de jugar.

Pero él no se quedaba con las ganas de sentir el público rugiendo por los goles o aplaudiendo sus atajadas. Entonces cada diciembre era uno de los habituales integrantes de las nóminas de los clubes que cada diciembre disputan el tradicional torneo del Olaya, en Bogotá.

Los recuerdos lo ligan más a instituciones probas y de reconocida tradición como Apuestas Monserrate y Montaña y Fandiño y Nazarith, buen tipo él, se conformó con ese pedazo del ponqué que el fútbol le dio.
ustedesnoexisten

jueves, octubre 06, 2005

Radamel García


Tan de moda se ha puesto este nombre: dos goles a Independiente de Avellaneda y uno frente a Olimpo de Bahía Blanca han hecho que Radamel Falcao García sea llamado por todos los periodistas del continente para saber de dónde sale tanto talento de sus piernas.

Entonces la conclusión de que las habilidades deportivas no van de la mano con el ADN son cada vez más comprobables cuando los incautos se enteran de que Falcao, el muchachito de River y la Selección Colombia campeona sub 20, es hijo de Radamel García, irresoluto y patadura defensa central que nunca descolló en el fútbol colombiano.

Bucaramanga, Santa Fe y Unión Magdalena, siendo el club de la bahía quien lo formó como jugador, son los culpables de que Radamel, el original, el taita, haya bartoleado balones cada dos segundos y haya pateado adversarios a diestra y siniestra. Alguna vez en Bogotá, un gol suyo hace cerca de 20 años, fue clave para que el Unión ganara un juego en Bogotá contra Millonarios. Pero de resto, su carrera se pasó entre las tarjetas amarillas y el daño a canilleras de terceros, asunto que no reñía con sus dedicados rezos y oraciones en diferentes centros cristianos, válidos para paliar la culpa de tanta golpiza que le dio a sus colegas.
Tal vez por eso el hijo parece ahora negar al taita. En las notas, Radamel Junior ha sido enfático: “A mí díganme Falcao”.
ustedesnoexisten

Diego Rojas


El sueño del pibe, dirían los argentinos, lo tuvo este discreto arquero cuando fue inscrito por Millonarios en la nómina de Copa Libertadores de 1985, cuando los azules iban a enfrentar a Guaraní, América y Cerro Porteño.

Claro, delante de Rojas estaban Pedro Vivalda y Lorenzo Nazarith, tal vez. El hecho es que Rojas quedó inscrito en esa nómina, que no tuvo mucho éxito y que fue eliminada en la primera ronda del certamen de clubes.

Escasísima rotación en el mundo profesional fue el premio para Rojas, que atajaba con las medias caídas, como uno de sus únicos símbolos que se inventó para ser reconocido por algunos contados psicópatas que todavía lo recuerdan.

En el Manuel Murillo Toro de Ibagué, tuvo más cantidad de apariciones, pero se perdió en medio de la manigua. Nunca más se supo de él.
ustedesnoexisten

martes, octubre 04, 2005

¡Qué linda es Colombia!


Habia resistido casi 45 años, resistió que los jugadores de un equipo ganador la cogieran a patadas, resistió que la levantara un par de veces el Estudiantes de la Plata de Zubeldía, icono maximo del futbol mañoso y sucio, resistió que la ganara un equipo dirigido por Maturana, pero no soportó ser alzada por Jeffrey Díaz, quien la dejó asi para la foto...
Colaboración: Orlando López.

Victor González Scott


Parece oriental, pero es samario hasta la médula. El “Chino” González Scott rompía canillas cual karateca criollo que era. Jugaba como defensor central y con golpes de mano, rodilla, pie o lo que fuera, se hacía imponer en su zaga.

Además de haber sido hombre del Unión Magdalena, pudo disfrutar de una plaza como Medellín, en donde a punta de codazos y entradas fuertes, se hizo un lugar de caudillo dentro del equipo.

Este samurai del Rodadero desandó sus pasos de jugador en el Real Cartagena, pero siguió vinculado al mundo del fútbol, esta vez como entrenador en la segunda división. Estuvo en el banco del club cartagenero, así como en Expreso Rojo.
ustedesnoexisten